Carro vacío
Portes gratis para pedidos de más de 150€

Mompradé Gourmet

Mompradé GourmetMompradé Gourmet es una empresa de reconocido prestigio en Huesca. Su negocio tradicional, el de la venta de pescados y mariscos de todas las especies, suma una larga trayectoria de más de 60 años.

Desde 2001 amplió su oferta a toda clase de productos gourmet difíciles de encontrar en los canales de alimentación habituales, productos contrastados con un denominador común: MÁXIMA CALIDAD, la misma que hemos exigido siempre a nuestros proveedores estratégicos de Galicia, Euskadi, Cataluña, Comunidad Valenciana y a nuestros importadores, proporcionándonos sus mejores productos servidos diariamente.

Mucho gusto en recibirles en esta que es su casa.

Nuestros productos

Productos Gourmet: En nuestra Zona Gourmet podrá encontrar toda clase de productos de alimentación de gama alta, productos difíciles de encontrar en las líneas de alimentación habituales. Productos de gran calidad, de los mejores orígenes, nacionales y de importación, porque no cabe poner fronteras a la calidad, negociando en la mayor parte de los casos directamente con el productor para reducir costes.

Vinos: Aprovechando nuestra posición estratégica podemos ofrecerle los mejores vinos. Nuestra íntima relación con Galicia y Euskadi nos permite ofrecerle los mejores vinos blancos de esas tierras. Vinos Txakoli, Ribeiro y Albariño minuciosamente seleccionados en origen y puestos en su casa al menor precio. Nuestra tierra es tierra de magníficos vinos. La prestigiosa D.O. Somontano también tiene un papel protagonista en nuestra oferta. Le ofrecemos estos grandes vinos directamente a un precio imbatible.

Pescados y Mariscos: En nuestra empresa podrá encontrar toda clase de productos del mar, frescos y congelados. Priorizamos las especies nacionales de pesca extractiva, pero tampoco faltan los productos de acuicultura y los de importación. Recibidos diariamente con la más moderna logística frigorífica.

¡¡¡ Buen provecho ¡!!

Mompradé Gourmet

Historia

Cuando Ángel Mompradé entró con 13 años como aprendiz en la pescadería de Lidio Molinero no sabía que esa decisión sería la más importante de su vida.

Corrían malos tiempos. Era el año 1946. Una importante sequía, que había provocado una fuerte crisis en el mundo agrícola, hizo que el sueño de aquel niño de ser mecánico no pudiera cumplirse.

En esa pescadería situada en el nº 4 del Coso Bajo comenzó esta larga historia.

Lourdes Viñuales dejó Sipán y allí a su madre, a su hermana y a su padrastro, y se fue a vivir con unos tíos a Huesca. Tenía sólo 15 años pero unas ganas infinitas de trabajar cuando entró en 1949 en La Coruñesa, empresa dedicada a la venta de pescado. Fue en una pequeña pescadería propiedad de La Coruñesa en la Plaza de San Lorenzo cuando ambos coincidieron y aquellas dos historias empezaron a ser una sola.

Eran tiempos en los que las condiciones de trabajo eran difíciles: enormes cajas de pescado de hasta 60 kilos, tiendas sin puerta en los duros inviernos trabajando los siete días de la semana o prácticas como la de picar hielo e ir a ofrecer casa por casa.

La venta ambulante por los pueblos fue el siguiente paso al cabo de unos años. Pero en bicicleta. Una pesada bicicleta cargada hasta los topes por carreteras en muchos casos sin asfaltar. Lupiñén, Ortilla, Montmesa, Plasencia, Quinzano, Loscorrales, Losanglis, Biscarrués, Loarre, Aniés...

Sesenta pesetas ganó en su primer día de trabajo, suficientes para que olvidara el enorme esfuerzo que había tenido que hacer. Eran otros tiempos, como lo demuestra el hecho de que tuviera que vender en ocasiones el pescado a cambio de huevos o fruta al no tener algún cliente dinero en efectivo.

Poco a poco fue progresando y se compró un motocarro, una moto con un remolque rígido delante y, más adelante, una furgoneta. Por aquel entonces ya compaginaban la venta por los pueblos con la venta en la tienda. Ya casados (1959), cogieron en régimen de realquiler una pescadería en el nº 3 de la Calle Padre Huesca. El primer día llovió intensamente y sólo entraron cuatro clientes. Hicieron tres ventas porque a la primera le regalaron la compra.

Pero a base de constancia, ilusión, entrega y sacrificio poco a poco sacaron su negocio adelante. Como cada vez vendían más en la tienda dejaron la venta por los pueblos. Tuvieron que buscar ayuda para sacar el trabajo: Narciso, Pedro, Santi, Clemente, pusieron su granito de arena para lo que hoy somos.

En 1982 se produjo un traslado. El régimen de realquiler en el que estaban obligó a tener que cambiar de emplazamiento. Para poder seguir manteniendo la misma clientela se buscó un local lo más cercano posible. El nº 12 de la calle San Orencio fue el elegido. El antiguo local de venta y reparación de bicicletas se convirtió en la más grande y más moderna pescadería de Huesca. Al poco, el hijo, Fernando, entró a formar parte de la empresa. Hay que llegar a 1994 para que empezara también la hija, Lourdes, a escribir esta historia.

Ya en 2001 se produjo una profunda reforma del establecimiento y se amplió la gama de productos habitual con una sección de productos gourmet de alta gama.

Ahora nuestros padres están jubilados y Carlos está con nosotros. Han cambiado muchas cosas desde aquel lejano 1946. Todas. Pero lo que intentamos que no cambie es el interés, la ilusión y el afán por el trabajo bien hecho. Seleccionando desde la madrugada el género de la mejor calidad posible para satisfacer tanto a nuestra clientela de hostelería como al cliente que viene a visitarnos a nuestro local.

La creación de esta web es un paso más en esta historia que empezó en una dura España en blanco y negro. Ahora somos parte de una sociedad moderna y miramos al futuro con ilusión y esperanza.

Esperanza de que nos acompañen y nos ayuden a escribir juntos el próximo capítulo de nuestra historia.

Gracias a todos.